ORACION_LAUDATO_SI

Semana Laudato Sí: «Respondamos al grito de la tierra y de los pobres»

El Papa Francisco invita a todas las personas de buena voluntad, a celebrar la «Semana Laudato si», del 16 al 24 de mayo de 2020, con ocasión del quinto aniversario de la Encíclica Laudato Si del 24 de mayo de 2015.

«¿Qué mundo queremos dejar a quienes nos sucedan, a los niños que están creciendo» pregunta Francisco a todos.
«Renuevo mi llamado urgente a responder a la crisis ecológica. El clamor de la tierra y el clamor de los pobres no dan para más», proclama el Papa.
Nos invita a todos con estas palabras: «Cuidemos la creación, don de nuestro buen Dios Creador. Celebremos juntos la Semana Laudato Sí»

En el video mensaje, pone de relieve que la pregunta por el futuro de la humanidad, no sólo es una pregunta por el medio ambiente, sino que es una cuestión que afecta de pleno al sentido de la vida y a los valores que están a la base de toda sociedad.

Esta semana está patrocinada por el Dicasterio para el Servicio del Desarrollo Humano Integral y es facilitada por el Movimiento Católico Mundial por el Clima en el que participan jóvenes de ambientes de salesianas de todo el mundo. Este quinto aniversario coincide también con acontecimientos importantes en el camino de la humanidad para encontrar soluciones a la crisis ambiental: es la fecha límite para que los países anuncien sus planes para cumplir con los objetivos del acuerdo climático de París y también se llevará a cabo la conferencia de las Naciones Unidas sobre la biodiversidad, en la que la humanidad tendrá la oportunidad de establecer objetivos concretos para proteger los lugares y las especies que sustentan toda vida.

El 24 de mayo estamos invitados, al mediodía en hora local, a rezar juntos para celebrar este quinto aniversario de la Laudato si.

[…] Ayúdanos a expresar nuestra solidaridad de forma creativa para hacer frene a las consecuencias de esta pandemia mundial, haznos valientes para acometer los cambios que se necesitan en busca del bien común.
Que podamos sentir ahora más que nunca que todos estamos interconectados y que somos interdependientes, permítenos escuchar y responder al clamor de la tierra y al clamor de los pobres. […]
Bajo la amorosa mirada de María Auxiliadora hacemos esta oración. […]