20190221_ENC_EDUCADORES_FdMA (15)

La no actuación es desprotección

La pasada semana, 21 y 22 febrero 2019, algunos/as de los educadores/as que formamos parte de las Plataformas Sociales de la Fundación María Auxiliadora y del CRAE Les Vinyes, asistimos a la formación sobre “La prevención y el abordaje del abuso sexual infantil”, dicha formación fue impartida por Pilar Polo Polo de la Fundación Vicki Bernadet.

Pilar fue innovadora en su exposición y en sus ponencias, dado que durante día y medio no necesitó ni un sólo power, ni prezi ni presentación interactiva, bastó con sus palabras para captar la atención de las 30 personas que allí estábamos.

Personalmente y esta opinión es compartida con algunos/as compañeros/as de mi equipo, ha sido una de las formaciones más interesantes y duras de toda nuestra carrera profesional.

Hubieron frases que Pilar repitió varias veces durante estos dos días, una semana después todavía continuo rumiándolas:

“La persona abusadora ha sido capaz de detectar las vulnerabilidades del menor. Los profesionales y la sociedad hemos de ser capaces de detectar y fortalecer esas vulnerabilidades“

“Los profesionales tenemos que creer, SIEMPRE, aunque nos metan goles”

Todas estas frases hacen que me reafirme en un pensamiento que me acompaña desde hace un tiempo, y es la importancia de nuestro trabajo unido a la gestión emocional de los equipos educativos. Trabajamos con personas y no podemos habituarnos ni normalizar situaciones de vida tan difíciles y duras como es el abuso sexual a los/las niños/as.

Somos grandes afortunados por poder acompañar a los/las jóvenes y a las mujeres que están en nuestros proyectos, tal como decía Pilar, somos profesionales a los que debe acompañarnos la excelencia en el trato con cada una de las personas con las que trabajamos a diario. Esta excelencia en el trato es lo que ayudará a los/las menores y a las mujeres a distinguir y detectar un “mal trato” y a poder usar todas las herramientas y recursos que pongamos a su disposición para poder abordarlo.

Vuelvo a casa con la batería recargada, convencida cada día más que somos portadores de esperanza, profesionales que acompañamos sin ser protagonistas ya que los verdaderos héroes y heroínas son cada uno/a de los menores, jóvenes y mujeres que vemos a diario.

Pepa Salcedo Maiques. Educadora Centro de Día Laura Vicuña (Torrent – Valencia)

 

Related Post :