ENS_VEIEM_AVIAT
  

Estar presentes en periodo de confinamiento

Hace casi dos meses que estamos en situación de confinamiento y aislamiento preventivo, una situación que nunca nos hubiéramos imaginado.

El COVID-19 nos ha puesto las cosas muy difíciles, pero no nos ha quitado nuestro entusiasmo e implicación con la sociedad. Nuestras vidas y rutinas han dado un vuelco de 360° y por eso todo el equipo de la Fundación María Auxiliadora de Terrassa nos hemos unido (en la distancia) para hacer llegar a las personas que acompañamos un vídeo con mucho cariño.

Un vídeo con todo el equipo humano para mostrar nuestra cercanía, para hacer llegar un mensaje de esperanza. Estamos presentes y pensamos cada día en nuevas formas de ayudar a nuestra población, reinventándonos y dando lo mejor de todos nosotros/as.

«Todo irá bien» es nuestro mensaje internacional y vamos a hacer todo lo que esté en nuestras manos para que así sea. Continuamos trabajando por y para las personas. Aunque sea en la distancia estamos más cerca que nunca.

 

¡Os animamos a ver nuestro vídeo elaborado por el equipo de la FdMA Terrassa!

 

INSTAGRAM_CENTRO_AMIGOS
  

Las respuestas de la FdMA Sant Vicenç frente a la emergencia social

La Fundación María Auxiliadora de Sant Vicenç dels Horts se ha volcado para dar respuesta a las muchas situaciones y necesidades aparecidas con la emergencia del Covid-19.

Solos no podemos hacer nada y por eso con las entidades sociales y el Ayuntamiento de Sant Vicenç dels Horts aprovechamos nuestra red de colaboración para llegar a muchas personas que viven en situación de mayor vulnerabilidad y facilitar los recursos necesarios para hacer más llevadero este tiempo de confinamiento.

Hemos conseguido ayudas de entidades privadas para cubrir necesidades básicas de las familias. Gracias al Programa Caixa Proinfancia se han repartido 6.600 euros a 22 familias en tarjetas para alimentación, y desde Educo han cubierto becas de comida para 11 menores durante un mes.

Los diferentes proyectos de la FdMA Sant Vicenç se han puesto las pilas. ¿Cómo?
  • El Centro Amigos  continua haciendo refuerzo escolar y ha aprovechado las redes sociales para hacer concursos, vídeos y actividades de todo tipo.
  • El Proyecto Em Mou se inventa cualquier cosa para hacer reír a sus niños y niñas, y ellos nos lo devuelven con vídeos y mensajes aun mejores.
  • El proyecto MOP tiene acceso a las plataformas de todos los institutos y aporta su grano de arena en forma de tutoriales y actividades divertidas.
  • La UEC mantiene contacto diario con sus alumnos y alumnas realizando asambleas, talleres, tutorías y entrevistas con las familias.
  • El equipo educativo del TEA, talleres de estudio asistido, siguen acompañando a mas de 64 alumnos en sus tareas escolares.
  • La Xarxa La Finestra, nuestro proyecto de mujeres, continua en contacto con ellas por whatsapp y les envía ejercicios de relajación y meditación.
  • El DIL, Dispositivo de Inserción Laboral, trabaja con sus participantes y las empresas, manteniendo un contacto continuo, apoyando y ofreciendo recursos imaginativos para la búsqueda activa de empleo y la mejora de las capacidades para la empleabilidad.
Ponemos y continuaremos poniendo al servicio del municipio todos nuestros recursos materiales y humanos para atender y acompañar a las personas que viven en situación de mayor vulnerabilidad, y para preparar el pos-confinamiento.

Tutoriales del MOP

FdMA_TRABAJO_DECENTE
  

Trabajo decente: puerta de salida a esta situación de emergencia social

Nadie se hacía idea del cambio que podía provocar en nuestras vidas este virus desconocido y silencioso que ha ido atacando y acabando con la vida de tantas personas. Para nada nos imaginábamos el dolor que podía causar, la soledad con la que nos íbamos a proteger y el miedo que se iba a instalar en nosotros. Pero también nos ha sorprendido la creatividad, la generosidad y la valentía de tantas personas, que desde su propia realidad personal y/o profesional lo han dado todo para frenar esta crisis sanitaria que, a día de hoy, ya tiene categoría de crisis humanitaria en algunos sectores y/o países.

Gracias a muchas personas que tienen su trabajo como vocación, hemos podido hacer frente a esta emergencia. Personal sanitario, personal de limpieza, personas de logística y transporte, personal de las fuerzas de seguridad, personal de supermercados, agricultores, ganaderos y pescadores, y un largo etcétera de grupos profesionales que han hecho todo lo posible para que en estos días de confinamiento no nos faltase de nada. Pero tristemente, hemos podido comprobar cómo algunos de ellos no han podido contar con las debidas medidas de protección y han tenido que realizar su trabajo poniendo en peligro sus vidas.

El día 1 de mayo, festividad y jornada dedicada a la reivindicación de unas condiciones dignas de trabajo, en esta ocasión tiene un matiz muy especial a destacar. Toda esta crisis sanitaria ha llevado a una crisis económica y a una destrucción masiva de empleo. Sanitariamente se van dado pasos grandes hacia la vacuna y el medicamento que nos pueda proteger ante posibles repuntes de la pandemia. Pero a nivel económico y laboral surge un gran interrogante: ¿quién está trabajando y velará para que la recuperación económica no vuelva a dejar en el margen del camino a las personas vulnerables, que ya antes de esta crisis tenían trabajos precarios o ni siquiera tenían trabajo?

Por eso, la jornada del primero de mayo debe ser una oportunidad para vocear a nuestra sociedad que anhela retornar a la normalidad, que de esta crisis social y económica en la que estamos inmersos no saldremos si entre todos no garantizamos un trabajo decente para todas las personas. La economía y la sociedad deben volver a ponerse en funcionamiento en condiciones de seguridad y dignidad. Las medidas extraordinarias hay que tomarlas en los momentos extraordinarios, como es el actual. Y las medidas ordinarias como el salario justo, el descanso debido, el espacio y los instrumentos de trabajo adecuados, los contratos y las cotizaciones en coherencia a las jornadas, la seguridad en el puesto… deben ser una garantía asegurada para todas las personas siempre.

La Fundación María Auxiliadora, y otras plataformas sociales salesianas, tiene como objetivo principal trabajar y velar por las personas en situación de vulnerabilidad, y estos días ha visto y comprobado como el COVID 19 ha tenido consecuencias devastadoras para ellas. El único miembro de la familia, o los dos, que trabajaban han perdido su empleo o están afectados por un ERTE y todavía no han ingresado nada. Familias sencillas abocadas a la necesidad de pedir para poder comer, mantener su vivienda y atender las necesidades más básicas.

Hemos puesto en marcha diferentes campañas para recoger donativos que nos permitan ayudar a estas familias en lo más básico, sobre todo a aquellas que no tienen acceso a ayudas. Pero en el horizonte tenemos un gran reto: hacer lo posible para que la desescalada tenga como criterio básico el trabajo decente. No podemos permitir que, en estos momentos de precariedad y de tanta necesidad para algunas familias, el trabajo no sea digno y justo. Por eso en esta jornada del primero de mayo nos sumamos a la campaña de la Iglesia por el Trabajo Decente.

Y por eso, junto con los proyectos de formación prelaboral para jóvenes, seguimos impulsando los proyectos de orientación laboral que acompañan a jóvenes y adultos en la búsqueda de este empleo decente.

Si apoyas el trabajo decente estás ayudando a las personas en situación de más vulnerabilidad por el COVID19 a salir de esta crisis y a tener futuro.
Mascarillas solidarias
  

Mascarillas solidarias 2.0 durante el periodo de confinamiento

La nueva situación de crisis y emergencia sanitaria que estamos viviendo durante las últimas semanas a causa del coronavirus, genera momentos de incertidumbre, de miedo y de sufrimiento. No obstante, ante los retos que nos plantea esta situación, está despertando también nuestra conciencia a la solidaridad y a la creatividad. Están surgiendo propuestas de colaboración ciudadana que nos invitan a darnos las manos, crear redes de apoyo y ayudarnos entre todos y todas.

Como en otras ciudades del país, en Terrassa se ha creado una iniciativa solidaria en la cual, desde el confinamiento causado por la epidemia del COVID-19, personas voluntarias están cosiendo mascarillas solidarias para hacer frente a la falta de material sanitario y repartirlas entre aquellas personas que continúan trabajando y entre aquellos colectivos más vulnerables.

Dentro de la misión de las Hijas de María Auxiliadora, está el trabajar con la comunidad del territorio hacia la construcción de una sociedad más comprometida con la justicia y la paz. Así, la comunidad de salesianas de Terrassa, junto a mujeres participantes de los proyectos sociales de la Fundación María Auxiliadora, ha querido sumarse a esta iniciativa y elaborar de manera voluntaria mascarillas, siempre desde la seguridad y la responsabilidad que exige la situación.

Hasta el momento, ya han conseguido realizar y entregar 300 mascarillas que se añaden al total recogido desde la red de Mascarillas Solidarias: 3.580 mascarillas entre las más de 500 personas voluntarias. De estas mascarillas, ya se han entregado unas 900 a residencias y comercios de la ciudad.

Como bien describe el evangelio sobre el milagro de la multiplicación de los panes y los peces, SI COMPARTES, SE MULTIPLICA. Y, viendo los gestos de compromiso cívico y generosidad que se van creando, <<el amor se multiplica por si mismo y siempre permanece>>.

Mascarillas solidarias 2.0 durante el periodo de confinamientoMascarillas solidarias 2.0 durante el periodo de confinamiento

 

 

 

¡Os animamos a ver el vídeo elaborado por el grupo de Mascarillas Solidarias y conocer la gran labor que se está realizando!

Mascarillas solidarias 2.0 durante el periodo de confinamiento