Copia de estuve malo y me cuidásteis
  

Remando juntos en la misma dirección

Nuestros/as chicos/as del Módulo de Apoyo Convivencial y Socioeducativo (Macs) del centro de día Laura Vicuña son quienes marcan día a día la dirección y travesía a seguir. Nuestra función como educadores/as: acompañarles en su viaje. Pero ¿qué es para ellos/as el barco en el que realizan el viaje con nosotros/as? Se lo hemos preguntado.

Lo más pequeños/as del centro han destacado que el centro, es un lugar muy especial y bonito, lleno de alegría en el cual, los chicos/as, se divierten y se lo pasan muy bien, además de ser un lugar educativo. Valoran positivamente el esfuerzo de los educadores en preparar las diferentes actividades y además la dedicación que les ofrecen tanto en la ayuda con los deberes y los exámenes como, el apoyo y los consejos para mejorar día a día

Nos ayudan a mejorar como personas y a confiar de todo corazón, se preocupan mucho por nosotros/as, es una oportunidad.

Los/las más mayores del centro, además de lo anterior, destacan que el centro es, como una segunda casa para ellos/as, donde se sienten cómodos/as y se divierten con sus compañeros/as y con los educadores/as.

 Hemos aprendido a convivir con otras personas, mejorado nuestros estudios y adquirido diferentes valores”, así como a superar los problemas personales y cómo actuar en determinadas situaciones.

Durante este último tiempo, nos hemos encontrado con un mar lleno de olas, ante un rumbo diferente y complicado, en el que constantemente hemos tenido que coger el timón y redirigir y adaptar nuestro viaje. Queremos agradecer a nuestros chicos/as su plasticidad y capacidad de adaptación, su ejemplo de constancia, respeto y consciencia social hacia la situación actual.

Gracias una vez más. Sois el eje principal y lo más importante para nosotros/as.

Cuidaremos de ti, remaremos siempre en la misma dirección.

#cuidalavidaponlecorazón

PRACTICAR LAS COSAS
  

No basta saber las cosas, es necesario practicarlas.

Historia de vida personal y profesional de Nuria Segura, Educadora Social del Centro de día Laura Vicuña:

Mi historia de vida junto al Módulo de Apoyo Convivencial y Socioeducativo (MACS) del Centro de día Laura Vicuña, se remonta hace 5 años, cuando tuve la oportunidad de descubrirlo y, aunque en su día no lo esperaba, aquella experiencia, provocó un cambio significativo en mi vida. 

Al realizar el módulo superior de Integración Social se me prestó la posibilidad de realizar las prácticas en el centro, lo que me pareció una oportunidad de oro para despertar a nivel profesional mi camino a seguirGracias a María, Sergio y Pepa aprendí muchas cosas, me acogieron haciéndome sentir como una más del equipoy, sobre todo, a darme cuenta de que mi camino profesional era con menores. 

Durante esta etapa, el centro contaba con un equipo pequeño y muy unido. Por suerte, 5 años después, tras acabar el grado en Educación Social, la vida me brindo la oportunidad de formar parte del equipo de educadores/as del centro, con la sorpresa de encontrarme con un centro que había crecido mucho y que, a pesar de ello, seguían trabajando igual de unidos. 

Gracias al Centro de día Laura Vicuña tengo la oportunidad de seguir formándome y seguir creciendo cada vez más, tanto a nivel profesional, como personal. Ser educador/a social, se adquiere con la práctica, aprendiendo del día a día, cometiendo errores y buscando su repuesta.

Si tuviera que describir mis sentimientos hacia Centro de día “Laura Vicuña” con una sola palabra, la respuesta sería fácil: FAMILIACuando estas aquí, formando parte de este, te sientes como en casa y como en todas las mejores casas puedes tener momentos buenos y difíciles, pero al final aprendes que lo mejor que puedes hacer, es intentar que tanto el equipo como los/las menores con quienes trabajamos se sientan contigo como en CASA.

No basta saber las cosas, es necesario practicarlas. (Don Bosco)

Nuria Segura, Educadora Social del Centro de día Laura Vicuña